Asamblea ordinariaDerecho CorporativoLey General de Sociedades Mercantiles

Celebración de asambleas durante la contingencia del COVID-19

De conformidad con lo establecido en el artículo 181 de la Ley General de Sociedades Mercantiles (LGSM), la asamblea ordinaria se reunirá por lo menos una vez al año dentro de los cuatro meses que sigan a la clausura del ejercicio social.

En el supuesto de que la sociedad tuviera programada la celebración de la Asamblea anual durante los meses de abril o mayo se deberán considerar los siguientes puntos:

  1. Hacer la convocatoria conforme a la forma y los plazos establecidos en los estatutos sociales.
  • Verificar si los comisarios o el órgano encargado de vigilancia y los administradores tienen acceso a la información necesaria para la elaboración de sus informes o si, como resultado de las medidas internas que la propia empresa haya determinado adoptar, se afecta el acceso a la información requerida para la preparación de los reportes.
  • Revisar las restricciones del domicilio social de la empresa para confirmar que se pueda realizar de manera presencial la Asamblea o si existe alguna restricción local para la reunión de algún determinado número de personas.
  • Poner a disposición de todos los socios o accionistas la información financiera y societaria establecidas por las disposiciones legales y los estatutos sociales.
  • Confirmar, previamente a su celebración, que el número de personas que se requieren para cumplir con el quórum establecido en los estatutos sociales, estén dispuestas a asistir a la Asamblea, o en su caso, establecer en la propia convocatoria las convocatorias sucesivas en diferentes horarios.
  1. Oposición a la celebración de la Asamblea

El artículo 200 de la LGSM establece que las resoluciones legalmente adoptadas por las Asambleas son obligatorias para todos los accionistas o socios, aún para los ausentes o los disidentes y únicamente prevé el derecho de los socios o accionistas que se consideren afectados con una resolución adoptada, se opongan judicialmente a la misma, siempre que representen el 25% del capital social. Sin embargo, no se prevé el derecho de los accionistas o socios a oponerse a la celebración de una Asamblea.

En tal virtud, se deberá esperar a la celebración de la Asamblea para que los socios o accionistas que se consideren afectados por las resoluciones que se hubieren tomado en la misma, se opongan judicialmente a dichas resoluciones, lo cual deberán realizarlo dentro de los 15 días siguientes a la fecha de clausura de la misma, siempre y cuando dichos socios o accionistas representen el veinticinco por ciento del capital social.

No obstante lo anterior, consideramos que la convocatoria puede ser revocada o suspendida por el propio órgano que se encuentra facultada para emitirla, por lo que sugerimos acordar de manera interna el procedimiento para su suspensión. Con independencia de lo anterior, la Asamblea de socios o accionistas, como el órgano supremo de la sociedad, está facultada para revocar o suspender cualquier convocatoria efectuada por algún otro órgano societario o funcionario facultado para ello.

  • Validez de las resoluciones tomadas en la Asamblea

En el supuesto de que se celebre la Asamblea, las resoluciones serían válidas para todos los accionistas o socios siem­pre y cuando:

  1. Haya estado presente el quórum requerido y
  • La votación haya cumplido con el número de vo­tos establecido por la Ley y/o los esta­tutos de la sociedad.

No obstante lo anterior, si las resoluciones adoptadas en dicha asamblea depararan perjuicio a algún o algunos socios, éstos tendrán siempre la posibilidad de argumentar la causa de fuerza ma­yor o bien de ejercer sus derechos de oposición, tal como se indicó en la última parte del punto anterior.

  • Asambleas realizadas vía electrónica.

De conformidad con lo establecido en el artículo 178 de la LGSM, en los estatutos sociales se puede prever la validez de las resoluciones tomadas fuera de asamblea, siempre y cuando estas sean tomadas por unanimidad de votos de los accionistas que representen la totalidad de las acciones con derecho a voto. En este supuesto, dichas resoluciones tendrán la misma validez como si hubieren sido adoptadas reunidos en asamblea general o especial, respectivamente, siempre que se confirmen por escrito.

Por lo anterior, se podrán realizar las asambleas por medios electrónicos siempre y cuando dicha posibilidad se encuentre expresamente señalada en los estatutos sociales. En caso contrario, cualquier socio o accionista ausente podría reclamar la nulidad de la Asamblea. No obstante que el Código de Comercio dispone que en los actos de comercio y en la formación de los mismos podrán emplearse los medios electrónicos, ópticos o cualquier otra tecnología, si los estatutos sociales no contemplan expresamente la posibilidad de celebrar Asambleas por medios electrónicos, la validez de éstas sería cuestionable, toda vez que son los estatutos sociales y la ley las que rigen la organización y funcionamiento de la sociedad.

Para mayor información sobre asuntos relacionados con el tema de la emergencia sanitaria por COVID-19 o en caso de requerir apoyo o asesoría legal en materia corporativa o fiscal, contáctenos a través del correo electrónico contacto@pamabogados.com o comuníquese al teléfono 56-16-42-80.

PAM Abogados, S.C.